jueves, 20 de noviembre de 2008

Versiones nuestras de un soneto de Joaquín Sabina










Puntos suspensivos


Lo peor del amor, cuando termina,
son las despedidas ventiladas,
el solo de pijamas con tristeza,
la adrenalina en camas separadas.


Lo malo del después son los silencios
que embalsaman los pájaros del sueño,
los teléfonos que hablan con los ojos,
el corazón sin amor ni dueño.

Lo más ingrato es poder
remendar las heridas,
condenar a muerte los archivos.

La atroz de la pasión es cuando pasa,
cuando, al punto final de los finales,
no le siguen dos puntos suspensivos.

Joaquín Sabina (con palabras nuevas de Lucía Ferreyra, Federico Pagano y Patricio Cejas de 3ro.1ra.2008)

2 comentarios:

Cejas dijo...

mezclasteee todass las palabras de todoss! jajajajaja estas locaa Lunaa ahree jajaaja

walter dijo...

hola y chauu